Siempre recordará el maldito momento en que, aún embarazada, dijo:
En mi casa nunca entrará una pistola, ni siquiera de juguete. 
A mi hijo no le gustará la guerra.

Ah, y el fútbol tampoco.



En mi casa entraron muchas pistolas años más tarde
(todas de juguete, peor podría ser)
unos cuantos balones
y algún que otro trasto antiguo desarmado 
de la Primera Guerra Mundial
comprado en un coleccionista de Les Peuces de París.














Y esta es la historia de cómo mi madre
tuvo que exhibir este miembro fálico bélico
al lado de sus florecillas.









1 comentario:

  1. Hello there!

    My name is Cliff and I'm holding The Sartorialist book by Scott Schuman giveaway right now. I'm so happy that I'm here to officially invite you to join the giveaway, it's open internationally. I'm so excited that you have the chance to win. Thank you so much for your time! :) Click HERE for the giveaway!

    ResponderEliminar